Astrea - Terapias


Biomagnetismo

Es un SISTEMA DE AUTOAYUDA descubierto por el Dr. Isaac Goiz en 1988. Donde se colocan imanes de potentes cargas de polaridad opuesta localizados en puntos específicos de cuerpo, con el objetivo principal de equilibrar nuestro PH (potencial de hidrógeno).

Todos los fenómenos patógenos que dan origen y desarrollo a las enfermedades ya sean virales, bacterianos, micóticos, parasitarios, disfuncionales, tóxicos o genéticos están soportados por alteraciones del pH+ normal (neutro) debido a que los microorganismos producen fenómenos bioenergéticos dentro de los órganos internos que los contienen.

El PH (potencial de hidrógeno) es la unidad de medida de nuestro cuerpo con valor de 7.0 como valor neutro y por debajo de 7.0 nos dice que hay un grado de acidez, por encima hay un grado de alcalinidad. Esto nos dice que si hay acidez hay virus y hongos y si hay alcalinidad hay parásitos y bacterias causantes de las enfermedades.

Solo en caso de enfermedades crónicas o de tipo degenerativo se requiere de un seguimiento longitudinal preventivo después de que el organismo haya quedado equilibrado nuevamente.

    ¿Cómo te ayuda un tratamiento con imanes?

    Es un procedimiento preventivo de la salud porque puede detectar, diagnosticar, y curar oportunamente, aún antes de la manifestación clínica, ayudándonos a restablecer el equilibrio tanto Biomagnético (frecuencias celulares) como bioquímico (PH, neurotransmisores, neuroreguladores, hormonas y enzimas).

  • Autoinmunes
  • Cáncer
  • Cardiovasculares
  • Sistema Nervioso
  • Dermatológicas
  • Disfunciones glandulares
  • Gastrointestinales
  • Genitourinarias
  • Ginecológicas
  • Hepáticas
  • Hematológicas
  • Osteomioarticulares
  • Respiratorias
  • Renales
  • Venéreas

    ¿Quién es el Dr. Isaac Goiz Durán?

  • Fisioterapeuta - 1964
  • Médico Cirujano - 1984
  • Miembro de la Academia de Medicina Tradicional, A. C., México, Distrito Federal, 1990
  • Director General y Fundador del Centro de Investigación de Biomagnetismo Médico, S. C. -1994
  • Director General y Fundador de Medicinas Alternativas y Rehabilitación, S. A. de C. V. - 1994
  • Premio Nacional " Martín de la Cruz" - Academia de Medicina Tradicional, A. C., México - 1997
  • Doctor en Medicina Bioenergética - universidad Internacional de Oxford, Inglaterra - 1999
  • Miembro de la New York Academy of Sciences USA, 2000.
  • Profesor del Area de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Loja, República del Ecuador - 2002
  • Instructor del Diplomado “Par Biomagnético”, Universidad Autónoma Chapingo.
  • Academia de geografía y estadística de México “Tlamatini” 2006
  • Reconocimiento a la Labor de la Medicina premio “TOCIM” 2010 PERU

Las crisis curativas

"La crisis curativa es una reacción aguda que resulta de la preponderancia de las fuerzas curativas de la naturaleza sobre las manifestaciones de la enfermedad. De esta crisis sigue la recuperación de la salud, y por lo tanto es un evento en conformidad con el principio constructivo de la naturaleza". (Tomado de un catecismo de naturopatía). A continuación se expondrá lo que ocurre cuando ya estamos bien adentrados en un programa de eliminación y desintoxicación. La crisis curativa es un esfuerzo laborioso de cada uno de los órganos del cuerpo para eliminar productos de desecho y facilitar el camino hacia la regeneración. Esta crisis ocurre de acuerdo con Ley de curación de Hering.

Leyes de curacion de Hering

La curación tiene lugar desde el interior del organismo hacia afuera. Lo que significa que los órganos más vitales son los primeros en sanar. Esto quiere decir que el cerebro, los pulmones, el corazón, el hígado y los riñones, se curarán antes que los intestinos, los músculos, las articulaciones o la piel , lo que significa que las toxinas que hemos ido acumulando en nuestro interior(órganos) tienen que salir hacia el exterior, de modo que son nuestros órganos internos los primeros en curarse. Cuando la enfermedad sale por la piel y órganos externos es señal de que estamos llegando definitivamente a la salud. Para que esto se cumpla es necesario pasar por diferentes crisis curativas en esos órganos internos y saber interpretarlos para no sofocar los síntomas con medicina química. En la Iridología se observa el cumplimiento de este principio de la Ley de Hering porque vemos como el iris empieza a aclararse en forma de círculo desde el centro hacia el exterior. Esto puede llevar meses. La curación se realiza de arriba hacia abajo, desaparecen los síntomas en ese orden. Por ejemplo, la psoriasis desaparecerá primero de la cabeza y después de las manos. Si deseamos llegar a la salud, lo primero que debemos curar es nuestro cerebro. Nuestra forma de pensar, de sentir, nuestras emociones deben dar la fuerza motora, a todo el proceso de curación ya que en el sistema nervioso se acumula la energía vital imprescindible para el proceso de la curación. Una mente negativa, con pensamientos destructivos, violentos jamás podrá dirigir el proceso de reversión hacia la salud. Esta vuelta a la salud se conseguirá dependiendo de la vitalidad, genética y capacidad individual. Las molestias van desde un órgano importante a otro menos importante. Puesto que el organismo siempre buscará lo mejor para su supervivencia, es fundamental que los primeros órganos en depurarse sean los más importantes, de modo que se deja para siguientes crisis curativas los órganos menos importantes. En la homotoxicología se ha comprobado como los órganos más importantes para protegerse antes las agresiones de las homotoxinas producen lo que en homotoxicología se llama “fase de compensación”, es decir enfermedades que pretenden proteger a los órganos vitales. Un ejemplo lo tenemos en como se pueden producir forúnculos en una diabetes latente, aparentemente inexistente. Los síntomas desaparecen en el orden inverso a su aparición. Si un niño ha sufrido un eczema, pero en la actualidad padece asma, al curar el asma reaparecerá el eczema antes de la curación total. Este principio tal vez sea el más maravilloso de ver en la práctica clínica. Cuando analizamos los procesos patológicos por los que hemos ido pasando a través de los años observamos que vamos pasando de enfermedades agudas a enfermedades de deposición y después llegamos a las enfermedades crónicas o degenerativas. Esto es lo que en homotoxicología llamamos fase de excreción, reacción, deposición, impregnación, degeneración y neoplasia o vicariación progresiva. (progresión de ir de una enfermedad leve (afección viral) a una enfermedad más grave). Pues bien a medida que el proceso curativo se inicia empezaremos a experimentar DE NUEVO, por medio de crisis curativas, ¡ojo, no crisis de enfermedad!, los mismos síntomas o enfermedades que desarrollamos anteriormente pero en orden inverso. Las enfermedades más recientes y más crónicas resurgirán primero, y poco a poco con nuevas crisis curativas llegaremos hasta las enfermedades agudas que tuvimos muchos años. Si la enfermedad se fue desarrollando a través de muchos años y hemos llegado a una fase degenerativa es muy difícil que incluso con medicina biológica natural podamos llegar al final de la curación (vicariación regresiva). Puede que nuestro organismo no tenga la suficiente vitalidad como para completar el proceso curativo. En ese caso tendremos que aprender a seguir viviendo con crisis de compensación y de curación. Entender la ley de Hering y el proceso curativo que se desarrolla es fundamental si deseamos alcanzar la verdadera salud.